El abogado del agresor: "Los padres están muy avergonzados"