Los sueldos de la cúpula de la banca crecieron el doble que los beneficios desde 2004