La marea blanca no logra frenar la privatización de la sanidad en Madrid