Un juzgado abre la puerta a recuperar lo cobrado de más a particulares por la manipulación del Euríbor