Preocupación entre los comerciantes de Barcelona por las protestas independentistas