El diésel ya se vende por debajo de los 80 céntimos