El paro subió en 2012 en 426.364 personas, hasta los 4,84 millones de parados