Más de 540 empresas han trasladado su sede social fuera de Cataluña desde el 1-O