Las consecuencias personales de la crisis