La compraventa de pisos se anima, pero los precios bajan