A los clubes de fútbol no se les perdonará ni un céntimo de euro, pero se les aplazará la deuda