La crisis económica encarece las matrículas universitarias