Los directivos no notan la crisis