Montoro anuncia un recorte del gasto de 2.000 millones en 2016