El anuncio de inyección de liquidez de los bancos centrales dispara las bolsas