El Gobierno se gastó más de 100.000 euros en cambiar los nombres de los ministerios