La CEOE aboga por la congelación de salarios