El referéndum catalán ha triplicado la venta de banderas españolas y la creencia de que "juntos somos mejores"