Un restaurante gana la batalla contra una bloguera que se inventó una crítica