La respuesta al manifiesto de Catherine Deneuve y un centenar de mujeres francesas