La polémica racial vuelve al cine por el ‘blanqueamiento’ de la industria