La empleada de la limpieza tira una obra de arte al contenedor creyendo que era basura