Jacobo Christensen, todo un virtuoso del violín con sólo dieciséis años