De Toronto a San Sebastián, las buenas críticas de ‘Un monstruo viene a verme’