Dani Rovira mantiene el misterio