Manuel Mota llevaba tres cartas de adiós