Evo Morales reconoce que no le gusta leer