Dos notas, una sola voz