Los presuntos agresores de la niña de Palma han vuelto a clase