Uno de cada 100 cargos públicos, investigado por corrupción