Ningún bombero del edificio incendiado de Oviedo estaba sujeto cuando se derrumbó