Los touroperadores luchan contra la 'maldición' del yihadismo