La eliminación de las Olimpiadas, nueva baza de Putin para fomentar el victimismo