Puigdemont reivindica la lengua y la cultura catalana ante los "dragones feroces"