Pamplona inicia unos sanfermines con un claro objetivo: el respeto a la libertad de todos