En busca de la inocencia, Oscar Pistorius camina sobre sus muñones en pleno tribunal