La ONU conocía la situación crítica de Madaya antes de que saliera a la luz