Montefrío, el pueblo granadino que enamoró a National Geographic por sus vistas