Londres se lava las manos, pero se beneficia de excarcelación del terrorista