James alega no escuchar las sirenas ni mirar al retrovisor durante la persecución