El Estado Islámico ha perdido el 14% de su territorio en Siria e Irak durante 2015