Los propios vecinos plantan cara al fuego