Desahuciada porque su marido se jugó la casa a las cartas