El delito más escatológico del verano, un hombre vierte heces a una piscina pública