Decenas de coches de época toman la carretera entre Barcelona y Sitges