El bastón rojiblanco, los nuevos ojos y oídos de las personas sordociegas