El reto: Convencer a 21 (de 30) personas para que se queden en el gimnasio