Unos padres primerizos frente a los animales que graznan