Sergio, más de pelador que de cuchillo