El criminal que asechaba a Morgan alertó a su equipo a medio metro del agente